Conectarse

Recuperar mi contraseña

                                   
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 28 el Dom Jul 03, 2011 3:41 pm.

Últimos temas
» Abduction RPG
Mar Sep 20, 2011 6:39 pm por Vera P. Treyford

» ¡Se Busca! {1/1}
Lun Jul 11, 2011 4:09 am por Charles F. Stanford

» ¿Quieres afiliarnos?
Sáb Jul 09, 2011 4:47 pm por Invitado

» ¿Qué estás escuchando?
Vie Jul 08, 2011 6:56 pm por Alexa F. Tremonti

» I hope there comes a day your fear is gone #Alexa's rships
Vie Jul 08, 2011 6:36 pm por Alexa F. Tremonti

» Manda un beso.
Vie Jul 08, 2011 2:57 pm por Rachelle M. Pleydell

» Dile algo al de arriba.
Vie Jul 08, 2011 11:31 am por Lovely G. Lorenzetti

» ¡Pon un gilipollas en tu vida! ¿A qué esperas?
Vie Jul 08, 2011 11:29 am por Lovely G. Lorenzetti

» Why is she wearing a mustache? | Brühl Relations.
Vie Jul 08, 2011 5:14 am por René A. Brühl



You will never live if you are looking for the meaning of ‘live’. {Hera's R.ships}

Ir abajo

You will never live if you are looking for the meaning of ‘live’. {Hera's R.ships}

Mensaje por Hera E. Fitzwilliam el Miér Jul 06, 2011 5:27 pm


Hera Elizabeth Fitzwilliam Lykke
“I must be gone and live or stay and die”.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Veintidós años. Sucesora de Phi Sigma Delta. Homosexual. Zorra implacable.

datos personales+
¿Qué esperas encontrarte mirando a Hera a los ojos? ¿Una niña dulce e increíblemente tierna, que reparte margaritas allá por donde va? Si es así, puedes marcharte, porque Hera es todo lo contrario a una niña dulce e inocente, aunque siempre parezca a primera vista lo que no es. Para empezar, sabe perfectamente donde empieza el bien, y donde termina, pero se lo pasa por el arco del triunfo. Cruza continuamente la línea que separa el bien del mal, razón por la que muchos la llaman cruel, o simplemente hija de puta. No piensa las cosas antes de hacerlas, actua por instinto, como una hiena que se lanza encima de su presa para comerse hasta las cuencas de sus ojos. Piensa que así se vive la vida con más intensidad, que si te pones a meditar todo, absolutamente todo lo que vayas a hacer antes de proceder a ello. ¿Por qué sentarte a pensar en consecuencias cuando ya podrías estar haciendo lo que quieres? Así es Hera. Intensa. Vive el día a día, vive el momento, porque sabe que más tarde o más temprano todo se acabará. Muchos se preguntan entonces qué hace en la universidad, estudiando en algo, si no le importa lo que va a pasar en un futuro. Primer error que todos esos atrevidos cometen al intentar juzgar a Hera por su forma de pensar.

Que le traigan al pairo las consecuencias de sus actos en primera instancia, que solamente piense en un presente, no significa necesariamente que en ocasiones no se ponga a pensar qué pasará dentro de uno años. ¿Y si la riqueza de su padre se termina de un plumazo? ¿Entonces qué hará? Porque claramente, no podrá volver a pensar en presentes... Un poco complicado, pero es así. Estudia diseño de modas para, en un futuro, poder seguir pensando en presentes. ¿Un lío, verdad? Así es Hera. No hay por dónde cogerla, por dónde atarla, porque si quieres intentar atraparla entre sus brazos, ella irá un paso por delante y no permitirá que lo hagas, no podrás hacer nada para remediarlo. No se quiere a sí misma, y tampoco permite que otras personas la quieran a ella, y mucho menos teniendo en cuenta las enormes cantidades de dinero que tiene su pequeñísima familia en el banco de un paraíso fiscal. ¿Que alguien se acerca y de pronto la quiere así, porque sí? Miente. Paranoica y obsesiva, piensa que todas y cada una de las personas que están a su alrededor mienten constantemente para hacerle daño, o en el mejor de los casos, aprovecharse de todo el dinero que tiene; razón de más para que, en un momento dado, la desconfianza se apoderara de ella. Ya no cree en nadie, porque no tiene motivos para hacerlo. ¿Por qué iba a creerte? ¿Qué tienes de especial que no tenga otro? ¿Acaso tú no la quieres por su dinero, o su popularidad? Fuera verdad, o fuera mentira, a ella le da igual, si dice que no confía, es que no confía, y por mucho que lo haya intentado, a estas alturas no existe nadie sobre la faz de la tierra que le haga cambiar de opinión.

-Mirad, es Breanne. Vamos, escondeos.
Murmuró Hera mientras, en mitad del pasillo, se quitaba uno de los tacones.
-¿Qué piensas hacer?
-Sacarle un ojo.
Hera sonrió con suficiencia, antes de tirar el tacón directo hacia la cara de Breanne.
-¿Pero qué has hecho?!
Para cuando se quisieron dar cuenta, Hera ya había huido despavorida a la pata coja.

Atrevida, valiente, como se quiera decir, Hera no se corta ni un pelo a la hora de decir las cosas a la cara de sus amigos, y de sus no tan amigos, lo que le ha llevado a ganarse un par de nombres más que no vienen ahora a cuento, pero que igualmente le resbalan. Que digan lo que quieran, que hagan lo que quieran, ''solamente tienen envidia'', se dice a sí misma cada vez que a sus oídos llegan rumores sobre lo que han dicho ésta vez sobre ella; sabe perfectamente guardar su genio en los momentos en los que puede estar en peligro su integridad. Fuerte, muy fuerte. Aguanta todo lo que puedas decirle y aún más, porque ella cierra los ojos, literalmente, para sumirse en su mundo de tinieblas y dejar que todo vuele a su alrededor, que le insulten, que le griten. Ella no lo escuchará. Resiste la presión en su fraternidad, al ser una de las sucesoras con alcohol y drogas, sus dos mayores problemas, que le han llevado al borde del abismo. Sabe que muchos se divierten bebiendo, y otros tantos beben para divertirse, sin embargo ella bebe para olvidar, para no recordar quién es, para no recordar que nunca ha tenido lo que se dice suerte, en el tema del amor, y mucho menos en el tema familiar, o incluso en el apartado que abarca los amigos.

¿AmigAs? Conoce la palabra, pero no sabe qué son. Para ella no son más que un invento, al igual que Santa Claus, ¿que alguien te quiera tal y como eres, y te ayude siempre que lo necesites, sin pedir nada a cambio? Imposible. Hera no conoce otra palabra que no sea interés. Sabe que si alguien se acerca a ella está buscando algo que va más allá de su mera compañía, aún así no le importa lo más mínimo. Ella sigue bebiendo, sigue fumando y dejando atrás a todas esas zorras que pretenden ser sus amigas, y no son otra cosa más que busconas. Quizás por eso, desde muy pequeña, Hera vio en los hombres a unos verdaderos amigos, en los que poder confiar, con los que poder contar siempre que lo necesitara... Hera vio en los brazos de los chicos un refugio para las imbéciles que la rodeaban, no obstante, se siente frustrada, por el hecho de que no le atraen lo más mínimo. Sabe que los hombres están bien para jugar a la consola durante un rato, o para hablar sobre sexo, o para beber hasta reventar, pero no para tener una relación. Tal vez ese sea el motivo por el que casi siempre podrás verla rodeada de tíos, lo que hace que los demás se convenzan un poco más de que es una guarra. Adicta a las fiestas, y a llamar la atención, Hera es conocida en toda la universidad porque siempre la lía en una de esas dichosas fiestas a las que acuden las mejores fraternidades, incluyendo la suya, claro está.

Empieza con un par de copas y termina en la cama de un desconocido, junto a otro desconocido. ¿Qué hay de cierto en ello? Todo, todo es cierto. Necesita sexo como necesita respirar para no ahogarse, pero hace ya muchos años que no le gusta sentir la respiración entrecortada de un chico, sudoroso, sobre ella, moviéndose torpemente como lo haría un cerdo en su primer apareamiento. Le da asco. Le repugna, pero lo hace, aún a sabiendas de que prefiere mil veces sentir las caderas de otra muchacha encontrándose con las suyas sin que nadie pudiese remediarlo. Exacto. Homosexual. Desde los dedos de los pies hasta las puntas de su cabellera rubia. Nunca se llegó a sentir atraída por un hombre, sino por sus compañeras de clase. En vez de jugar a las casitas con ella probaba a besarlas. Y le gustaba. Le gustaba, y le gusta todo lo que ve en sus compañeras de fraternidad, y en las universitarias en general, no obstante, no tiene muchas oportunidades de acercarse a ninguna más de la cuenta. ¿Por qué? Porque todos conocen de sobra la historia de la zorra, y digamos que la mantienen un poco alejada de sí mismas. Hera lo entiende, y sigue acostándose con todos los universitarios que le da la gana. ¿Para qué? Quizás para, de una vez por todas, olvidarse de lo mucho que le gustan las mujeres. No hay que malinterpretarla, no es que no esté orgullosa de su condición, que todos conocen, por cierto, simplemente necesita sentir que a alguien le gusta. Que alguien la desea mínimamente.

-Hera, ¿por qué no nos damos otra oportunidad?
-No. No hay oportunidades para ti.
-Pero Hera...
-¿No me has escuchado? Vete. No vuelvas a hablarme.

Tiene auténtica fobia a las relaciones amorosas, tanto es así que desde hace unos años nunca ha mantenido una relación que durase más de un par de semanas. Siente que la asfixian, que la ahogan, que la vuelven tan vulnerable que todo lo que es se viene abajo, dejando a su paso dolor y vergüenza. Digamos que para Hera, que la vean por el pasillo de la mano de cualquier universitaria es tan vergonzoso como que te obliguen a enseñar el culo en la calle a medio mundo. Le da vergüenza actuar como si tuviera corazón, a sabiendas de que tan sólo ella sabe que está ahí, que siente algo. A la vista de todos no es más que una vividora, alguien que no se preocupa por nadie más que ella misma, alguien que se tira a todo el que pilla para conseguir algo más de popularidad, y con un poquito de suerte, la presidencia de su fraternidad. Sin embargo, Hera no es tan egoísta. Hera no es como todos la pintan. Tiene miedo. ¿Pero miedo a qué? A encontrarse con alguien que la vuelva una niña indefensa, incapaz de defenderse por sí sola. Tiene miedo a comprometerse con alguien seriamente, porque sabe que eso la matará. Literalmente. Es celosa por naturaleza, y no soporta que otra persona pose sus ojos sobre lo que ella quiere. Lo que es suyo, es suyo. De nadie más. Por otra parte, no soporta la idea de que alguien la controle, de que alguien se meta en su vida y la maneje a su antojo sin que ella pueda hacer nada para impedirlo. Es controladora. Necesita tener todo bajo control para poder dormir tranquila, y una relación definitivamente le traería de todo menos felicidad. Por eso huye de las relaciones, por eso nunca escucharás cómo le dice a alguien que le quiere. Nunca podrás verla llorar en público. Ella es fuerte. No es una estúpida como la de las otras fraternidades, que al ver que se les rompe una uña se echan a llorar como crías. No. Ella es, y será una pared. Chócate contra ella, que solamente te harás daño tú.

Debajo de toda esa capa de maquillaje que suele utilizar, se esconde otra persona un poco más afable que Hera, dispuesta a luchar por las personas a las que quiere, o al menos intenta querer. Se esconde una persona que teme a la muerte y hace todo lo posible por llamar la atención, pero no para que la quieran por ser popular, sino para que no la olviden. Porque sí, el mayor miedo de Hera es que la olviden. Sentarse en el suelo y que las personas a las que conoce pasen a su alrededor sin ponerle los ojos encima, sin ni siquiera saber que está ahí, expectante, mirándoles a todos con sus bonitos ojos del color del cielo. Hera tiene miedo de sí misma. Miedo a sentir algo a lo que muchos llaman amor, o simplemente aprecio hacia otra persona. Hera tiene miedo a dejar de vivir el presente. Hera... Hera es así. A la vista de todos, una persona con la que puedes divertirte, hablar sobre cualquier cosa, hacer las locuras que te den la gana, pero si indagas un poco más, te das cuenta de que no es oro todo lo que reluce, y que Hera no tiene la vida perfecta con la que muchos sueñan.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]



We don’t know what we want, but we are ready to bite somebody to get it.
AMISTAD.
• ERES COMO MI HERMANO
{Una muy buena razón}
• MEJORES AMIGOS
• BUENOS AMIGOS
• SIMPLEMENTE AMIGOS
• AMIGOS Y PROTECTORES
• AMIGOS Y PROTEGIDOS
• COMPAÑEROS DE FIESTA
• VIEJOS AMIGOS
• CONFIANZA
{CERRADO hasta nuevo aviso}
• CONOCIDOS
• TRATO CORDIAL

Love is not a because, it’s a no matter what.
AMOR.
• OBSESIÓN
• AMOR
{Muy buena razón}
• PAREJA
{CERRADO}
• CAPRICHO O COQUETEOS
• ATRACCIÓN; Breanne M. O'Connell
• ROLLO DE UNA NOCHE
• AMIGOS CON DERECHO
• CURIOSIDAD; Breanne M. O'Connell
• EX PAREJA
{Muy buena razón}
• AMOR PLATÓNICO

Lose one friend. Lose all friends. Lose yourself.
ENEMISTAD.
• ODIO; Breanne M. O'Connell
• ENEMIGOS; Breanne M. O'Connell
• MIEDO
• TRAICIÓN
• GENTE MOLESTA; Breanne M. O'Connell
• CELOS
• AMOR-ODIO
{Muy buena razón}
• TRATO HOSTIL; Breanne M. O'Connell
• INDIFERENCIA

What labels me, negates me.
OTROS.
• PROTECCIÓN
• RESPETO
• CONFUSIÓN
• MALA INFLUENCIA
• BUENA INFLUENCIA
• ADMIRACIÓN
• COMPAÑEROS
• TE SOPORTO


Como entenderéis, paso de elegir por nadie, así que venga, a estrujaros la cabecita.
avatar
Hera E. Fitzwilliam

»Mensajes : 142
»Puntos : 199
»Reputación : 0
»Fecha de inscripción : 06/07/2011
Localización : Entre tus piernas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You will never live if you are looking for the meaning of ‘live’. {Hera's R.ships}

Mensaje por Hera E. Fitzwilliam el Jue Jul 07, 2011 8:35 am

Actualizado


-Breanne M. O'Connell

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Hera E. Fitzwilliam

»Mensajes : 142
»Puntos : 199
»Reputación : 0
»Fecha de inscripción : 06/07/2011
Localización : Entre tus piernas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.