Conectarse

Recuperar mi contraseña

                                   
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 28 el Dom Jul 03, 2011 3:41 pm.

Últimos temas
» Abduction RPG
Mar Sep 20, 2011 6:39 pm por Vera P. Treyford

» ¡Se Busca! {1/1}
Lun Jul 11, 2011 4:09 am por Charles F. Stanford

» ¿Quieres afiliarnos?
Sáb Jul 09, 2011 4:47 pm por Invitado

» ¿Qué estás escuchando?
Vie Jul 08, 2011 6:56 pm por Alexa F. Tremonti

» I hope there comes a day your fear is gone #Alexa's rships
Vie Jul 08, 2011 6:36 pm por Alexa F. Tremonti

» Manda un beso.
Vie Jul 08, 2011 2:57 pm por Rachelle M. Pleydell

» Dile algo al de arriba.
Vie Jul 08, 2011 11:31 am por Lovely G. Lorenzetti

» ¡Pon un gilipollas en tu vida! ¿A qué esperas?
Vie Jul 08, 2011 11:29 am por Lovely G. Lorenzetti

» Why is she wearing a mustache? | Brühl Relations.
Vie Jul 08, 2011 5:14 am por René A. Brühl



I love surprises...Especially when they're named Jimmy Choo. {Iria's relationships.

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ir abajo

Re: I love surprises...Especially when they're named Jimmy Choo. {Iria's relationships.

Mensaje por Iria H. Nørgaard el Miér Jul 06, 2011 5:40 pm

Eh no, pequeño ruiseñor. Creo que todo está dicho, pero ahora que he echado un vistacillo al esqueleto, cambiaré el 'buenos amigos' por 'mejores', anda, que pa'mí que no estaba ahí cuando la hice e_e xDD Y... Y... Creo que ya, tal vez te esparza por algún que otro sitio más, peeeeeeeero... Creo que está todo.
avatar
Iria H. Nørgaard
Sucesora Gamma.
Sucesora Gamma.

»Mensajes : 451
»Puntos : 532
»Reputación : 0
»Fecha de inscripción : 02/07/2011
Localización : Tú sabrás.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I love surprises...Especially when they're named Jimmy Choo. {Iria's relationships.

Mensaje por Pirinée A. Goncourt el Miér Jul 06, 2011 5:45 pm

xD vale.. me parece bien ruiseñor del campo.. En ese caso me puedes esparcir cuando quieras, pero cuidado no romperme nada.. y..y..y.. ya te pongo *-*
avatar
Pirinée A. Goncourt

»Mensajes : 132
»Puntos : 191
»Reputación : 0
»Fecha de inscripción : 05/07/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I love surprises...Especially when they're named Jimmy Choo. {Iria's relationships.

Mensaje por Iria H. Nørgaard el Miér Jul 06, 2011 5:52 pm


Actualizado
PIRINÉE A. GONCOURT
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Iria H. Nørgaard
Sucesora Gamma.
Sucesora Gamma.

»Mensajes : 451
»Puntos : 532
»Reputación : 0
»Fecha de inscripción : 02/07/2011
Localización : Tú sabrás.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I love surprises...Especially when they're named Jimmy Choo. {Iria's relationships.

Mensaje por Hera E. Fitzwilliam el Miér Jul 06, 2011 7:51 pm

Iba a dejarte para el final, pero no he podido resistir la tentación de entrar aquí antes para empezar a montar algo, algo un poco más profundo. Algo que nos guste a ambas. Algo que nos haga sentirnos orgullosas de habernos quedado aquí, de haber pensado en algo bueno.

Hera. Sucesora de las Phi Sigma Delta. Con un grave problema con el alcohol y la cocaína. Iria. Sucesora de las Gamma Pi Delta. Hera cree que sensible e inexplicablemente emo. Ve como se aleja de todos en los pasillos y no puede evitar sentir algo en el estómago, y no, no es asco. Es frustración, por el simple hecho de que esa pequeña chica, preciosa, sumamente preciosa, se aleje tanto del resto, cuando podría tenerlos a todos comiendo de su manita. Curiosidad. Le da curiosidad saber qué se siente al pasar tanto de los demás como lo hace ella. Polos opuestos. Hera se esfuerza por llamar la atención, e Iria se esfuerza por no llamarla. Por pasar desapercibida entre la gente, pero no se da cuenta de que a ojos de Hera, parece ser el centro de su galaxia. La estrella que más brilla. La más bonita de todas. Ahora bien, ¿cómo juntamos a ambas? ¿Cómo hacemos que puedan conocerse? ¿Que puedan hacer algo más que conocerse? Sucesoras ambas, podrían haber coincidido en algún consejo. Hera la miraría. Siempre la mira. Cuando pasa por su lado no puede evitar no girarse para ver como se marcha. Como las mismas caderas con las que sueña cada noche se balancean, como despidiéndose de ella, hasta otra ocasión. Hera casi que la perseguiría, solamente para poder ver esos ojos que la vuelven loca una y otra vez. Y no sería objetivo para sus burlas. No trataría de hablar con ella. Permanecería junto a ella, callada. Intentando descubrir qué es lo que hay dentro de la mente de Iria. Qué es lo que esconde.

Propongo algo. Una fiesta. Una fiesta multitudinaria, y un mal día para Hera, el peor día. Su madre, al parecer, había hecho acto de presencia en el Estado. Nunca la había visto, ni siquiera la había tocado, porque su madre la odiaba. La odiaba con tanta fuerza que se volvió literalmente loca. Mientras todos se divertían, Hera permanecía sentada en una esquina, en el baño, llorando como una niña pequeña a la que le han roto su juguete favorito. Iria podría haber aparecido. No digo que pudo haberla ayudado, así porque sí, ni siquiera que se sentó junto a ella y la escuchó. Hera miró a los ojos de la muchacha y le preguntó algo, ¿qué harías si tu madre no te quisiera? Después de sollozar unos segundos más, Hera se secó las lágrimas. Esperando una respuesta. ¿La habría o no? ¿Se habría parado Iria a pensar en ello? ¿O hubiese salido del baño como si no hubiese pasado nada? No quiero seguir, para luego no llevarme otro chasco, así que vamos, dime algo.
avatar
Hera E. Fitzwilliam

»Mensajes : 142
»Puntos : 199
»Reputación : 0
»Fecha de inscripción : 06/07/2011
Localización : Entre tus piernas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I love surprises...Especially when they're named Jimmy Choo. {Iria's relationships.

Mensaje por Iria H. Nørgaard el Jue Jul 07, 2011 7:31 am

Rubia tonta, habrá dicho la primera vez que la vio aparecer en Albright. Putón verbenero, habrá sido lo segundo que su yo interno vociferó en su interior en cuanto los primeros rumores empezaron a circular por todo el alumnado. Sabe quien es -como para no hacerlo-; su nombre retumba entre las paredes del cuartel de las Gamma una y otra vez. Día sí y día también. Y si las cosas que suelta Breanne cada vez que se encuentran no fueran suficiente para tenerla presente en su día a día, probablemente Ellen también la nombrase más de la cuenta. No sólo comparten habitación ella y la rubia sino que, además, Iria conoce a Jeden. Sabe lo que hubo. Sabe lo que pasó en esa famosa fiesta y no le gusta, así como tampoco le gusta que esa misma situación se repita más de la cuenta. Pero eso aquí ahora es lo de menos.

Aunque la castaña trate de ignorar los mil y un rumores que recorren todos y cada uno de los recovecos de Albright acerca de Hera, es imposible que estos no lleguen a sus oídos. La conoce de oídas; por lo que dice Breanne, por lo que dice Ellen, por lo que dicen todos. Algunas veces rumores, otras tantas verdades. Ligera de cascos. La juzga aunque ni siquiera hayan cruzado palabra. Ve lo mismo que ven todos aunque no vea nada, aunque nunca haya visto nada. ¿Hera es lo que ve? ¿Es realmente como parece ser? ¿Como aparenta ser? ¿Quién eres? Preguntas fugaces que han surcado la cabeza de la castaña durante las pocas veces en las que la ha visto en plena acción en una fiesta de tantas. ¿Cómo es que ella puede ser tan valiente, y yo tan cobarde? La envidia. Por su valentía. Por no tener miedo. Por plantarle cara a Breanne. De mayor quiero ser como tú. Menos rubia. Está en boca de todos -por no decir otra cosa-. Escucha su nombre por todas partes; desde su habitación hasta la lavandería. Si coinciden no la mirará. Escuchará. Se aislará en su mundo y la escuchará hablar. ¿Que la rubia guarda silencio para intentar averiguar qué es lo que pasa por dentro de la cabeza de Iria? Ésta guardará silencio silencio también, pero con la intención de conocerla sin hacerlo.

¿Que Hera la mira o la sigue? Casi con total seguridad ni se habrá dado cuenta, hayan coincidido, casualmente, en alguna parte o no. Necesitaría carteles de neón y sirenas estridentes para que se percatara de eso. Y aún así probablemente tampoco se coscara. No es que huya de ella, simplemente no la busca. Fraternidades rivales y, al contrario que el resto de integrantes de las Gamma, Iria pasa. De ella -y de todos, aparentemente- y de los problemas entre ambas fraternidades. Pasa de meterse en ningún enfrentamiento con nadie. Si Breanne o cualquier otra tienen algún problema con la rubia de ojos claros, que lo solucionen entre ellas; mientras a Iria no le salpique toda la mierda, se mantendrá al margen. Como siempre.

Ahora bien. Esa fiesta, esa situación que planteas. Iria no se lo estaba pasando bien. Estaba deseando salir de allí para encerrarse en su dormitorio. La música estaba demasiado alta para su gusto. La gente estaba demasiado bebida para su gusto, ella incluída. Nada era de su agrado, no le gustaba; ni la gente que había ni el ambiente. Tampoco era un buen día para ella. Se agobió y mareada, a base de empujones, consiguió llegar, a trompicones a los cuartos de baño para echarse algo de agua fría que la ayudaran a aguantar un poco más. ¿Qué se encontró allí? A la rubia de reputación dudosa tirada en una esquina llorando. Tenía dos opciones: salir nuevamente por la puerta o entrar y, tal vez, acercarse para preguntar si se encontraba bien. Enseguida descartó la segunda opción, pero antes de que le diera tiempo a salir, su voz la retuvo. Su pregunta la retuvo. La paralizó. ¿Qué harías si tu madre no te quiere? Touché. Le había dado de lleno sin saberlo. Volvió a darse la vuelta, pero no con intenciones de salir de allí lo antes posible para escaquearse, no. Se sentó a su lado y no pudo hacer otra cosa que encogerse de hombros. Encogerse de hombros y pensar en una respuesta que darle; tenía que buscar una respuesta para una pregunta que jamás se había atrevido a hacerse a sí misma. Tal vez fuera la pregunta, que el llanto de la chica fuese contagioso o tal vez fuera el par de copas de más que llevaba la castaña encima, no sé. Pero la cuestión es que, en el más absoluto silencio, un buen par de lágrimas acabaron rodando por las mejillas de la chica y que ésta se encargó de hacer desaparecer con poco disimulo. Nada. Ni una palabra más, ni una palabra menos hasta que giró la cara para poder mirarla, ¿qué harías tú?, preguntó ella.
avatar
Iria H. Nørgaard
Sucesora Gamma.
Sucesora Gamma.

»Mensajes : 451
»Puntos : 532
»Reputación : 0
»Fecha de inscripción : 02/07/2011
Localización : Tú sabrás.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I love surprises...Especially when they're named Jimmy Choo. {Iria's relationships.

Mensaje por Hera E. Fitzwilliam el Jue Jul 07, 2011 8:24 am

Primero voy a seguir con lo que pudo haber ocurrido en la fiesta porque ya tengo un par de ideas más revoloteando en mi cabeza, que puede que nos ayuden a encontrar una relación entre ambas, más allá de la rivalidad por culpa de sus fraternidades, enemigas ambas. Veamos.

Estaba bastante claro que Hera, al igual que Iria, tenía unas cuantas copas de más encima, pero, ¿qué pasaría si por zorrear, al final acabara mal parada esa noche? Me explico. Borracha, triste, jodidamente triste, deja de bailar con un musculitos del que ni siquiera recuerda su nombre, él, mosqueado, le pide explicaciones, una cosa lleva a la otra y se encuentra con que él pretende hacer cosas que a ella, en ese estado y en ese momento, no quiere. No quiere ni con él ni con ningún otro. Por lo que después de soltarle un puñetazo al más puro estilo Rocky Balboa huye despavorida a lo primero que se le ocurre, el baño. ¿Quién habrá por allí? Gente potando, o alguna parejita follando. Supone que no molestará si se sienta en el suelo, en una esquina. Dicho y hecho. Por eso, cuando la pequeña Iria había entrado en el baño la había visto llorando. Definitivamente, aquella noche era la peor de todo el año, y aún faltaba demasiado para que se terminara. Preguntó, y la respuesta no es que le entusiasmara demasiado. Tenía dos opciones, al igual que las había tenido Iria: callar y encogerse de hombros, mintiéndole, como hacía con todo el mundo, o bien... O bien nada. Hera, en un arrebato -culpa de las copas, seguramente- pudo haberse colado entre los brazos de Iria, en el más absoluto silencio, aprovechando que la morena se había sentado junto a ella. Era el primer contacto. Sentía como había obligado a que sus brazos diminutos rodearan su espalda y se sentía reconfortada; se sentía lo suficientemente protegida como para hablar, entre susurros, acerca de la pregunta que le había hecho ella. Ya que había dejado de pasárselo bien para sentarse junto a ella, lo mínimo era responder, ¿cierto? Lo que llevo haciendo toda mi vida... Ser una guarra, fulana, puta, como se quiera llamar. Hera conocía a la perfección su mala reputación, la misma que le había llevado a ser sucesora de su fraternidad, pero no conseguía entender como, aún así, alguien se acercaba a ella aparentemente sin ganas de conseguir nada, absolutamente nada de ella. Sabía que Iria tenía dinero, sabía que tenía algún que otro amigo, y sabía que no le hacía falta ninguna sentarse allí con ella. Aún desconfiaba, no obstante, quería disfrutar de su compañía antes de que su vena emo volviera y la viera marcharse del baño sin decir nada. ¿Lo habría hecho? ¿O se quedaría con ella?

Ahora bien, tengo un par de ideas más, en cuanto me digas cómo crees que pudo haber terminado la noche entre esas dos, ¿de acuerdo? Prometo que ya falta poco para elegir los lugares, pero sabes que esto es un poco más complicado, y debo explicarlo todo bastante bien.
avatar
Hera E. Fitzwilliam

»Mensajes : 142
»Puntos : 199
»Reputación : 0
»Fecha de inscripción : 06/07/2011
Localización : Entre tus piernas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I love surprises...Especially when they're named Jimmy Choo. {Iria's relationships.

Mensaje por Iria H. Nørgaard el Jue Jul 07, 2011 10:10 am

¿Se coló entre sus brazos? Iria ni se inmutó. Se quedó tal cual. Quieta, en silencio mientras sus dedos se entrelazaban entre sí después de haberse visto casi obligada a abrazarla. ¿Qué haces?, se preguntó. Miedo le daba hablar. Miedo le daba hasta moverse o pestañear. Se arrepentía de no haber salido por la puerta nada más encontrársela tirada en el suelo, pero sin embargo no se movía. No se movió ni buscó la forma de quitársela de encima. Así se quedó, con ella entre sus brazos en el más absoluto de los silencios. La música de fuera retumbaba entre las cuatro paredes del cuarto de baño, haciéndolas vibrar hasta que la rubia se decidió a contestarle la pregunta que formuló. ¿Qué fue lo que la descolocó más? ¿Que hubiese buscado la forma de que la abrazara o el saber lo que le acababa de confesar? Había dado con su talón de aquiles y ella ni siquiera lo sabía. Jamás lo hubiese creído posible pero, no solo era la primera vez que acortaban distancias, sino que también era la primera vez que se sentía identificada con ella. La entendía. Sabía lo que se sentía. Triste pero cierto. Con el tiempo se aprende a vivir con ello. Pero eso no evitaba que, aún, se le encogiera algo por dentro. Algo que por mucho que tratara de ignorar seguía ahí dentro. Algo que sangraba y dolía todavía. ¿Puede ocurrir verdaderamente que una vieja cicatriz de toda la vida vuelva a abrirse tan rápidamente como una costura que se desgarra, después de haber sanado? Sí. Por mucho que trataba de autoconvencerse de que no le importaba lo más mínimo que su madre -y el resto del clan Nørgaard- la atravesara con la mirada como ella misma hacía con todos con los que se encontraba, la verdad era otra muy distinta. No es ni tan de piedra, ni tan de hielo.

Iria sentía la imperiosa necesidad de echarse a llorar, pero de sus ojos no volvió a salir ni una sola lágrima más, no mientras la rubia siguiera ahí. Con ella. Tenía ganas de desahogarse. Incluso tenía ganas de decirle a la muchacha que ella sabía exactamente cómo se sentía. Que ella, en carne propia, había experimentado esa sensación de desprecio que parecía haberla derrumbado. ¿Volvío a salir algo más de entre sus labios? ¿Alguna palabra más? No, ninguna. Ni una más. Irónicamente se sentía bien. ¿Qué importaba que fuera, en teoría, su rival? ¿Por estar con ella ahí un rato más tampoco le iba a pasar nada, no? Es decir, fuera tampoco quería volver y, a juzgar por lo que estaba viendo, sería de mucha más utilidad dentro del baño que fuera. Quería quedarse allí y allí se quedó con ella. Después de varios minutos de silencio en los que ninguna de las dos ni siquiera se movió lo más mínimo, Iria acarició, suavemente con la mano, la espalda de la chica. Inocente. No buscaba ningún encuentro furtivo-sexual ni mucho menos, simplemente tranquilizarla. ¿Darle un poco de cariño tal vez? No sé yo ni sabe Iria tampoco. Tan sólo creyó que podría necesitarlo.

Hasta ahí bien, ¿verdad? Bien, para que luego me digas que es mala y no se cuantas trolas más. ¿Y si no se quedó en una simple caricia de afecto? El alcohol, suena a tópico -además de sonar a la más vieja de las excusas también- pero, ¿y si por X o por B la castaña en un arrebato se atrevió a posar sus labios sobre los aterciopelados de ella? Fugaz e, igualmente, inocente. Casto. La puerta del baño entonces se abrió y zas; igual que explota una bomba de jabón, visto y no visto. Al parecer todas las tias se habían puesto de acuerdo para mear al mismo tiempo. No fue hasta entonces que deshizo la cadena que hasta el momento habían formado sus propios brazos alrededor de la rubia, se levantó del suelo como buenamente pudo y con la misma salió por la puerta. ¿Que qué pasó a raíz de ahí? No lo sé, ¿tú lo sabes?
avatar
Iria H. Nørgaard
Sucesora Gamma.
Sucesora Gamma.

»Mensajes : 451
»Puntos : 532
»Reputación : 0
»Fecha de inscripción : 02/07/2011
Localización : Tú sabrás.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I love surprises...Especially when they're named Jimmy Choo. {Iria's relationships.

Mensaje por Hera E. Fitzwilliam el Jue Jul 07, 2011 11:16 am

Lo cierto es que me esperaba mucho menos, es decir, pensaba que Iria se limitaría esa noche a levantarse y dejar tirada a la rubia como si no fuera absolutamente nada, pero me lo has puesto mucho más fácil, mis ideas por fin empiezan a cuadrar en mi cabeza y creo que también en la tuya, estamos muy cerca, pero aún falta algo más, porque, ¿qué pasó después de esa fiesta? ¿Después de que esas imbéciles interrumpieran? ¿Después de que, tras escuchar las primeras palabras de Iria, todo se acabara? ¿Se acabó realmente? No. Yo opino que no.

Después de la fiesta multitudinaria, Hera se encontró con que habían rumores que aseguraban que la habían violado en la terraza, ella se limitó a encogerse de hombros, tras haber negado el asunto. Total, van a pensar lo que les salga del culo. No había vuelto a ver a Iria desde esa noche, y lo cierto es que ardía en deseos de volver a verla, de volver a colarse entre sus brazos de forma fugaz, tan fugaz como aquel beso que la dejó sin aliento durante unos minutos, durante unas horas y unos días, porque no, Hera, a pesar de estar pasada de revoluciones esa noche no había olvidado nada de lo que pasó, nada de lo que hablaron. Antes se encontraba con Iria en los pasillos en todo momento, la miraba embobada hasta que alguien conseguía sacarla de sus ensoñaciones, pero ahora, por arte de magia, desaparecía. No la veía. No encontraba a la pequeñina abriéndose paso entre la multitud de estudiantes universitarios. Simplemente parecía que había pulsado un botón que la volvía invisible a los ojos de Hera. Se desesperaba. Quería escucharla. La quería. Contactó con Jeden, y éste no le dijo nada, ¿se habría puesto enferma? Eso lo dejo a tu elección, la cuestión era que tenía un plan B oculto bajo una manga, y lo iba a utilizar.

Un plan arriesgado, si se tenía en cuenta que tendría que adentrarse en la residencia de barbies y demás gente repulsiva, pero necesitaba verla. ¿Cómo iba a llegar hasta su dormitorio? Según tenía entendido, compartía habitación con Ellen, por lo que entrar a la fuerza no sería la mejor de las actuaciones. Debía ponerle un poco de imaginación al asunto. Solamente así conseguiría llamar la atención de Iria, porque no había cosa que más le molestara que ver como la castaña pasaba de ella. Tenía una sola noche y una sola oportunidad para poder verla, si no estaba en su habitación, se acabaría el juego, pero si estaba... Romperse la crisma valdría la pena.

Esa misma noche, armada de valor gracias a un poco de cocaína, y con el subidón de que pudiesen pillarla en algún momento, Hera, tal y como lo hizo Romeo en su momento, escaló. Subió como buenamente pudo hasta alcanzar la ventana de la que se suponía que era la habitación de Iria, pues fuentes cercanas así se lo habían confirmado. Nadie sabía que estaba allí, y las pocas personas que lograron escuchar los planes de Hera pensaban que iba a gastarles una broma a las sucesoras rivales. Nadie se imaginó que tras dejarse los nudillos tocando en el cristal, tenía algo preparado. Algo diferente. Algo con lo que llamar la atención. Porque no creía que viendo a una chica colgada, literalmente, de su ventana, fuera a cerrar ésta y dormirse, ¿no? O bien llamaba a la policía, o bien la tiraba abajo, cosa que Hera dudaba después de ese beso. ¡Eh! ¡Abre! ¡Quiero hablar contigo, Julieta! Habría espetado la muchacha rubia con algo de dificultad. Ya se estaba imaginando el dolor que le produciría la tremenda caída. ¿Cómo coño se había subido allá arriba? Ni que fuera Spiderman...

Ahora bien, ¿qué pasaría después? ¿Hablarían? ¿Pasaría algo entre ellas? Esto se vuelve interesante. ¿Verdad?
avatar
Hera E. Fitzwilliam

»Mensajes : 142
»Puntos : 199
»Reputación : 0
»Fecha de inscripción : 06/07/2011
Localización : Entre tus piernas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I love surprises...Especially when they're named Jimmy Choo. {Iria's relationships.

Mensaje por Iria H. Nørgaard el Jue Jul 07, 2011 12:25 pm

¿Que qué pasó despues de aquella noche? Si Hera la buscaba, Iria más se iba a empeñar en esconderse de ella. Es decir, no es que fuera por ahí jugando al escondite todo el día -que de ser así Iria iría {no he podido resistirme a ponerlo xD} ganando-, pero cierto es que se limitaba a abandonar su habitación y la residencia cuando sabía, a ciencia cierta, que llegaría a su destino sin encontrarse a nadie por el camino. En este caso con Hera. No quería topársela, pues conociéndola, la castaña sabía que no iba a hacer lo mismo que estaba haciendo ella: darse la media vuelta y huir del problema. Si Hera subía, ella bajaba. Si Hera entraba, Iria salía. En más de una ocasión temió que la hubiese visto, pero al parecer no. No lo hizo. De todas formas, por si las moscas, la castaña ya tenía una excusa más que masticada y preparada, lista para usarla en cuanto se la encontrara de frente. Incluso estuvo ensayando frente al espejo en una de las pocas ocasiones en las que se encontraba sola en la habitación. ¿Que hice qué? No, imposible. No me acuerdo de eso. La excusa del alcohol es la más vieja, pero para Iria era la única efectiva y la única que tenía preparada. ¿Le preguntó Hera a Jeden por ella? Ella lo sabe, razón por la cual debajo de las piedras estaba. Debajo de las piedras pensando en lo que pasó. Debajo de las piedras pensando en el hoyo en el que había metido la pata. Debajo de las piedras pensando en ese último momento fugaz que compartieron en ese baño. Un beso. Un beso del que todavía guardaba su olor. Su aliento mezclado con todo el arsenal de copas que seguramente bebió. Su aliento mezclado con el suyo.

Sabía que, más tarde o más temprano, iba a terminar por encontrarse con ella, Iria lo sabía, pero aún así estaba buscando la forma de retrasar el momento el máximo tiempo posible. ¿Y si se olvidaba? Es decir, ¿cuánto tardaría en olvidarse de lo que pasó si ella desaparece de un plumazo? Rezaba por que terminara por cansarse, que dejara de buscarla. Si pierde el interés, volverían como al principio; ella por un lado y la otra por otro.

Pero no, se volvieron a encontrar por el camino. No por cosas del destino, sino porque, en medio de la noche y tras un susto de muerte, algo la sobresaltó, obligándola a salir de la cama. Ella. Ella estaba al otro lado de la ventana. ¿Cómo coño había llegado hasta ahí? Buscó a Ellen con la mirada y respiró tranquila al ver que no se encontraba en la estancia, que su cama estaba intacta; Iria pensaba que saliendo de la residencia las probabilidades de encontrársela eran más altas que en su fuerte. Pero no. Ahí estaba. Como comprenderás no iba a dejarla ahí fuera, colgando de vete a saber donde, corriendo el riesgo de despeñarse si daba un paso mal dado. Abrió la ventana y con la cabeza le dijo que entrara, es más, incluso la ayudó a entrar, asegurándose, inmediatamente después, de que al otro lado de la puerta no había nadie. Julieta. Julieta no dijo ni mú. De haber sido por ella, ni una sola palabra habría roto el silencio en aquella habitación. Pero probablemente Hera hubiese hablado, ¿no? Hubiese preguntado e Iria le hubiese soltado la parrafada que llevaba días ensayando para cuando ese momento llegara. ¿La creyó? ¿Sí, no? Eso ya me lo dices tú. ¿Hablaron? Iria no quería hablar. Iria quería que se fuera. Se quedaba sin argumentos y acabaría por cantar como un pajarito. Acababa de colarse por su ventana y, a pesar del susto inicial y del temblique de piernas que todavía la acompañaba, le encantó. Sí, le encantó. ¿A quién no le hubiese gustado? A ella le gustó y a mí también. ¿Qué pasó después? Le pidió que se fuera. ¿Lo hizo?

¿Pasó algo? ¿Se fía Iria de Hera? Supongo que quiere hacerlo, pero no lo hace. Supongo que no quiere que se vaya, pero aún así abre la puerta y la invita a salir. Supongo que, por querer, no le importaría que pasara algo entre ellas -lleva a dos velas mucho tiempo-. ¿Entonces? ¿Le hace caso y se va? ¿No le hace caso y se queda?
avatar
Iria H. Nørgaard
Sucesora Gamma.
Sucesora Gamma.

»Mensajes : 451
»Puntos : 532
»Reputación : 0
»Fecha de inscripción : 02/07/2011
Localización : Tú sabrás.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I love surprises...Especially when they're named Jimmy Choo. {Iria's relationships.

Mensaje por Hera E. Fitzwilliam el Jue Jul 07, 2011 12:48 pm

Después de la sorpresa que le había dado Iria al ayudarla a entrar en su habitación, y de haber curioseado más de la cuenta, intentando averiguar así algo más sobre la vida de la chica, Hera preguntó, sí, pero no se quedó contenta con la parrafada sobre el alcohol que había consumido esa noche. Venga, si Hera bebía a todas horas y recordaba perfectamente lo que pasaba o lo que no, ¿Iria no sería muy distinta verdad? No la creía, y como no la creía, por mucho que Iria la invitase a salir, ella tampoco quería. Hera lo único que quería era pasar una noche entera entre los brazos de Iria. Era la primera y única vez en la que quería colarse en la cama de una mujer sin hacer nada. Solamente charlar sobre algo profundo, dormir, dormir abrazada a alguien que Hera deseara de verdad. Dormir abrazada, por primera vez, a una chica, y no a un idiota sudoroso. Cierto eran los rumores que decían que se había tirado a media universidad, pero eso no quitaba que la rubia sintiera curiosidad, e incluso necesitara algo más que sexo, algo más... Cálido. Un simple abrazo. Una caricia, algo que le hiciera sentirse reconfortada. Como ese beso. No, definitivamente, Hera no se hubiera marchado, sino que, tras descubrir cuál era la cama de Iria, se había sentado sobre ésta, colocando una flor sobre la colcha. ¿Tengo que recordar que Hera lo tenía todo preparado? Es decir, el hecho de subirse allá arriba y dejarle una flor sobre la cama eran parte de su plan, un plan que no tenía nada de cruel, un plan que serviría para que ambas llegasen a algo.

Si con un poco de presión por parte de Hera, Iria hablaría, cantaría como un pajarito, ten por seguro que Hera lo hizo. Que le obligó en cierta forma a contarle algo. Que le obligó queriendo o sin querer a cerrar la puerta de la habitación con pestillo, para que nadie pudiese interrumpirlas como en el baño esa noche. Y a su vez, Iria, con sus largos silencios, permitió que Hera actuara, sin decir nada. Permitió que una vez más, y después de haberse levantado de su cama, se colara entre sus brazos y le devolviese algo que Iria le dio hacía unos días. Un beso. ¿Seguidos de cuántos? ¿Dos? ¿Tres? ¿Veinte? ¿Miles? Hera no confiaba en Iria, Iria no confiaba en Hera, pero pasó algo. Una noche, una cama y una primera vez para Hera. Ahora sabía que había algo mejor que los brazos de Iria rodeándola, y era sentir que su olor estaba en cada poro de su piel, marcándola, mostrándole un mundo que hasta ahora era desconocido para ella. Un mundo donde no habían hombres, ni zorras en busca de algo de sexo. Un mundo quizás de ternura, o quizás... De como quieras llamarlo. Una noche inolvidable que se acabó pronto, al menos para Hera, cuando, de buena mañana, tocaron en la puerta de la habitación. ¿Salto o no salto? Fue lo último que se preguntó, antes de verse obligada a bajar por donde había subido la noche anterior.

Esto es lo que pudo haber pasado entre ambas, y como es lógico, no creo que puedan llevarse mal. Sino que todo lo contrario. Hera ha conseguido llamar la atención de Iria -o al menos eso cree ella- por lo que intentará demostrarle con actos que puede confiar en ella. Que pueden ser... ¿Amigas?
avatar
Hera E. Fitzwilliam

»Mensajes : 142
»Puntos : 199
»Reputación : 0
»Fecha de inscripción : 06/07/2011
Localización : Entre tus piernas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I love surprises...Especially when they're named Jimmy Choo. {Iria's relationships.

Mensaje por Iria H. Nørgaard el Jue Jul 07, 2011 1:32 pm

Hera salió por la ventana y otra pompa de jabón más explotó mientras Iria veía, desde esa misma ventana, como se alejaba la muchacha de cabellera rubia, seguramente, hacia su residencia. Se sentía bien, extrañamente bien. Incluso me atrevería a decir que contenta. Feliz. Sonrió de verdad al cerrar la ventana por la que había aparecido la noche anterior, la única de la habitación. Después de haber abierto la puerta y de ver quien estaba al otro lado, poco tardó en despedirse. Volvió a meterse en la cama, jugueteando con la flor que, la noche anterior, había sido depositada sobre esa misma cama. Se sintió culpable, no durante la noche pero sí por la mañana, en cuanto se encontró sola en la habitación. Se sintió sucia. Ella todavía pensaba en la otra y, derepente, no pensó más. Entró Hera y zas; fue como darle al OFF del interruptor. ¿Por qué? Se enfadó con ella, pero también se enfadó consigo misma. ¿Cuánto le duró el enfado? Lamentablemente muy poco. En cuanto volvió a verla, eso sí, después de pasar otro par de días escondida.

¿Amigas? Iria aún así irá con pies de plomo. De hormigón, con cuidado. Hera conoce a Breanne, sabe cómo es Breanne. ¿Entenderá entonces que Iria finja no verla? ¿Que iria finja ni conocerla? Nada de cruzar palabra en los pasillos, nada de cruzar palabras donde un par de ojos curiosos puedan presenciarlo y tal vez irse de la lengua después. No va a contarle lo que le atormenta, ni los remordimientos con los que se come la cabeza todas las mañanas nada más salir de la cama. Apenas cruzan palabras a lo largo del día, entonces, ¿y si Iria se atreviera, después de meditarlo y remeditarlo, a colarse en la residencia de Hera? Noche cerrada, nadie se daría cuenta, ¿no? O al menos eso es lo que espera Iria. No quiere, pero la busca. La busca y la evita al mismo tiempo. No quiere, pero va donde ella aunque quisiera esconderse debajo de una piedra de nuevo. No quiere, pero espera que vuelva a aparecer por su ventana, o por la puerta. Ahora, ¿decir sitios concretos? I don't know, babe.
avatar
Iria H. Nørgaard
Sucesora Gamma.
Sucesora Gamma.

»Mensajes : 451
»Puntos : 532
»Reputación : 0
»Fecha de inscripción : 02/07/2011
Localización : Tú sabrás.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I love surprises...Especially when they're named Jimmy Choo. {Iria's relationships.

Mensaje por Hera E. Fitzwilliam el Jue Jul 07, 2011 1:36 pm

Creo que ese mismo problema lo tengo yo, es decir, sabemos por donde van a ir los tiros, un tira y afloja constante entre las dos muchachas, pero decir sitios concretos es sumamente complicado, a no ser que copiemos y peguemos todos estos párrafos para que alguien más, aparte de nosotras lo entienda. ¿Sabes qué pienso? Que me esparzas por ahí, por donde pilles. Las dos sabemos cómo van a ser las cosas y sabemos lo que queremos, así que aunque los sitios no reflejen exactamente todo esto... No hará falta. ¿Entiendes? ¿Si, no? Pues eso, que cuando me pongas por ahí me avises y... Abre tema...
avatar
Hera E. Fitzwilliam

»Mensajes : 142
»Puntos : 199
»Reputación : 0
»Fecha de inscripción : 06/07/2011
Localización : Entre tus piernas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I love surprises...Especially when they're named Jimmy Choo. {Iria's relationships.

Mensaje por Iria H. Nørgaard el Jue Jul 07, 2011 2:15 pm


Actualizado
HERA E. FITZWILLIAM
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Con sonidito y toh, pa'que veas que fashion D:
avatar
Iria H. Nørgaard
Sucesora Gamma.
Sucesora Gamma.

»Mensajes : 451
»Puntos : 532
»Reputación : 0
»Fecha de inscripción : 02/07/2011
Localización : Tú sabrás.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I love surprises...Especially when they're named Jimmy Choo. {Iria's relationships.

Mensaje por Ellen M. Hampton el Jue Jul 07, 2011 6:47 pm

Rayos, rayos, rayos. No sé qué decir, y tampoco qué pensar. Es que Iria-cruz es parecida a Ellen, pero Iria también es cara así que... Pero son compañeras de cuarto, y seguirán siéndolo hasta que alguna de las dos termine como presidenta de las Gamma. No sé muy bien cómo encajarlas, ni sé por dónde empezar. Es más, ni siquiera sé qué hago por estos lares cuando la que tenía que pasar eras tú; la próxima no sucumbiré Neutral
La realidad es que Iria y Ellen, al momento de ser compañeras de cuarto, apenas si habían cruzado palabra. Las primeras semanas la relación era de "hola", "¿podrías abrir la ventana?", "¿ésto es tuyo?" y así. Luego, con el tiempo, poco a poco, fueron afianzando la relación. "¿Qué tal estuvo tu día?", "ajá, Breanne está comportándose como una dictadora últimamente", "sí, vamos de compras el fin de semana"... etc, etc. Y luego, cuando, Ellen se enteró por primera vez de una infidelidad de su novio... ¿quizá su compañera de cuarto estuvo ahí? ¿Quizá la aconsejó, independientemente del consejo y de si la rubia le haría caso? No sé, simplemente estoy seca. ¡Pero me pasé por tus relaciones, hey! Así que... bueno, dime qué opinas de lo poco-casi-nada que propuse D:

_________________

BUT YOU'LL ALWAYS BE MY HERO.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
» ellen madeleine hampton.
DADDY'S LITTLE GIRL
avatar
Ellen M. Hampton
Sucesora Gamma.
Sucesora Gamma.

»Mensajes : 373
»Puntos : 429
»Reputación : 0
»Fecha de inscripción : 26/06/2011
Localización : Quién sabe, quizás con J, o con mis padres... Bueno, da igual.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I love surprises...Especially when they're named Jimmy Choo. {Iria's relationships.

Mensaje por Rachelle M. Pleydell el Jue Jul 07, 2011 8:06 pm

Voy a decir una sola cosa: Cásate conmigo Very Happy ¿Vale? *-* Ahjh, ahora sí, lo que nos compete.

Rachelle no va a querer a Iria, ni solo un poco, ni una pizca, nada. ¿Por qué? Es simple. Ella acepta abiertamente su homosexualidad, Rachelle no; ella es tan relajada con el tema, Rachelle no. La detesta, la envidia, la envidia hasta la médula. Va ser esa que cada vez que vea a la Gamma, se va a encoger y dedicarse a mirarle como si viniese bañada en su propio excremento, a ignorarla y una que otra vez, mirarla de arriba a abajo como si fuera poca cosa; lo dicho, la envidia, pero no lo demuestra, parece más bien odiarla, detestarla, como piedra en el zapato; y en parte, lo es.

Ilumíname, dime cómo vería Iria a Rachelle y extiendo.
avatar
Rachelle M. Pleydell

»Mensajes : 32
»Puntos : 65
»Reputación : 0
»Fecha de inscripción : 06/07/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I love surprises...Especially when they're named Jimmy Choo. {Iria's relationships.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.